Sexo y géneros

Sexo y géneros

Sexo y géneros

La idea de que los hombres han de ser hombres
y las mujeres mujeres…
comienza a parpadear.

La gran sacudida social
entorno a las identidades
nos obliga a pensar que ciertos modelos,
que creíamos tan firmes como la naturaleza,
se empiezan a despojar de su equívoca verdad
y se convierten en algo revocable. 

La anatomía ya no es el destino.
Un ser humano,
puede mostrarse de acuerdo con la identidad de su cuerpo,
pero también puede sentirse preso
en un organismo que no reconoce.

Todos los “desvíos”
que hasta ahora eran concebidos como una perversión,
empiezan a ser considerados como una salutífera elección
que ha perdido por el camino todos sus rasgos perversos.

La única enfermedad realmente incurable,
y mejor que sea así,
es el deseo,
que ahora se sirve de su astucia más reciente
para reordenar los géneros.

Nos habíamos contentado
con dar brazadas en nuestro desarrollo psicológico
hasta construir una identidad,
para después apoltronarnos en ella y vaguear.
Pero es probable que hayamos vivido en un engaño moral
que el deseo con su nuevo ímpetu viene a destapar. 

El género no concluye nunca,
y lo que hoy dábamos por finalizado
solo constituye un momento a sopesar,
transgredir, deconstruir y prolongar. 

Ya se habla de un anhelo
de no pertenecer a ningún sexo,
o de la aspiración
de pertenecer a todos a la vez. 

Hay mucho tiempo por delante
para que las diferencias
se vuelvan más y más indiferentes.
Para que esta “oferta” que la genética
nos propone desde el nacimiento
no sea tan dual.
Para dar pie a finalizar
con la intolerancia a los contrastes,
al mestizaje y a la variedad. 

Nadie es quien para entender su cuerpo
como un veredicto irreversible.

Leave a Comment

Name*

Email* (never published)

Website

Si quieres hacer cualquier consulta llama y pregúntanos todo lo que quieras.

Estamos a tu disposición.