Problemas de pareja y familia

PROBLEMAS   DE   PAREJA    Y   FAMILIA

 Separaciones traumáticas.

Trastornos en la esfera sexual.

Dudas de la continuidad en pareja.

Divorcios difíciles.

Orientación y mediación.

El amor en la pareja, no impide las crisis, pero sí puede convertirse en el principal elemento de apoyo, para buscarles una solución.  La manera en que cada miembro de la pareja afronta ese periodo de problemas obedece a factores como la madurez emocional, la habilidad para gestionar los conflictos, la duración de la relación, las redes de que disponga o el momento personal en que se encuentre.

 

Miedo al cambio

 

No hay criterios fijos a los que recurrir para determinar si una relación toca ya su fin. Además, cuanto más duradera haya sido esa unión y cuando la ruptura afecte a más personas -los hijos son el argumento que se suele esgrimir para seguir conviviendo, a pesar de la crisis-, más difícil se hará tomar la decisión de romper. Podría decirse que el momento en el que una relación deja de aportar a los miembros de la pareja ese conjunto de elementos que la propició -afectividad y emoción, seguridad, disfrute sexual…-, se alcanza el punto de inflexión en el que se suele producir un cambio.

Reconocer si se está atravesando una época con dificultades graves o si estamos ante el fin de la relación, supone una tarea ardua para los miembros de la pareja, ya que inmersos en un sinfín de emociones, sentimientos y sensaciones, resulta difícil serenarse lo suficiente para hacer una reflexión tranquila que los conduzca a esclarecer en qué punto de la relación se encuentran.

 

¿Simple crisis o separación?                  

 

Una mala racha, será sólo una crisis si es superada, pero se convertirá en una separación si si continua en el tiempo sin visos de mejora. La respuesta a algunas preguntas puede brindarnos pistas que nos ayudarán a tomar una decisión en esa difícil coyuntura: ¿Amamos a nuestra pareja? ¿Miramos juntos en la misma dirección, tenemos la misma meta? ¿La deseo? ¿Tengo confianza total en el otro? …

 

Para desdramatizar una separación…                  

 

Se rompe la pareja, no toda nuestra vida personal.

Es un momento para afrontar cambios y también riesgos, pero hay personas a nuestro lado que seguro pueden echarnos una mano.

Es una etapa de la vida que pasará, a la que seguirá otra u otras. No hay que aferrarse al pasado: eso significaría parar nuestra vida, y queda mucha por delante.

Como toda pérdida, tendrá sus fases: lloro, desconsuelo, incredulidad de que nos haya podido pasar, furia y rabia, necesidad de buscar culpables… Es normal que nos pase algo de esto, y así debemos asumirlo.

No todo es negativo. Podemos reflexionar (sin obsesionarnos) sobre lo perdido. Pero es mejor buscar lo positivo, lo que mejora en nuestra vida con la separación.

Hagamos balance autocrítico: cómo fue la relación, en qué fallamos nosotros… Así aprenderemos y evitaremos cometer esos errores en el futuro.

 

Te ayudaremos si quieres a clarificar todo esto. Estamos precisamente para eso.

 

Otras terapias:

psicoterapia_infantil  psicoterapia_adultos  

Si quieres hacer cualquier consulta llama y pregúntanos todo lo que quieras.

Estamos a tu disposición.