Psicoterapia adultos

PSICOTERAPIA   ADULTOS

 

Crisis de identidad y vacío personal.

Tristeza. Depresión.

Variación en los estados del ánimo.

Ansiedad y estrés. Estados de Angustia.

Trastornos obsesivos-compulsivos.

Identidad de género.

Miedos – Fobias – Crisis de Pánico.

Timidez – Fobia Social.

Inestabilidad emocional.

Problemas de alimentación.

Psicosis.

Aunque no somos partidarios de etiquetas diagnósticas, que pueden hacernos perder el verdadero motivo de consulta de la persona que viene a visitarnos, sí nos parece útil referirnos a ellas, fundamentalmente, porque están en el lenguaje de “la calle”, esto es, en el lenguaje de todos y cada uno. Cualquier persona sabe si siente ansiedad, angustia, si se encuentra deprimido, si su estado de ánimo está más bajo de lo habitual, o si está padeciendo una intranquilidad inusual por algún motivo.

Independientemente de la etiqueta diagnóstica, cualquier situación que genere malestar de forma significativa, que perdure en el tiempo y que la persona por si misma no se sienta capaz de resolver, constituye una señal determinante para cuanto antes consultar a un especialista.

 

La Psicología, y dentro de ella los profesionales que nos dedicamos a su aplicación práctica mediante diferentes formas psicoterapéuticas, constituye un método eficaz para mitigar el malestar emocional que acompaña a cualquier trastorno, y soportado por sus distintas técnicas, enfrentarse a aquello que es origen de eso que en la actualidad perturba, y que normalmente, responde a situaciones del día a día, en donde los acontecimientos generan emociones que obstaculizan nuestra manera de vivir.

 

En la consulta psicológica, la casuística es muy diversa, pero prácticamente toda tiene que ver con una sensación de malestar íntimo, que se manifiesta de muy distintas maneras: ansiedad, angustia, depresión, estrés, miedos, vacío personal, etc.

 

Estos trastornos, no representan enfermedades mentales en sí mismos, y de hecho no lo son. Más bien constituyen formas de responder frente a acontecimientos que, por distintos motivos, se han convertido en principales para nosotros, y que nos los encontramos cada día sin que encontremos recursos para enfrentarnos a ellos o evitarlos.

 

ALGUNAS SEÑALES DE ALERTA               

 

Interrupción de las actividades de rutina, tales como asistir al trabajo o participar en actividades familiares y de ocio.

Alteración de las horas de sueño o de los hábitos alimenticios, descuido de la apariencia.

Cambios en el estado de ánimo, sentimiento de falta de ganas de hacer cosas.

Fatiga y tristeza persistentes.

Incapacidad para apartar una idea, pensamiento o frase de la mente.

Incapacidad para disfrutar de aquellas cosas que usualmente son agradables

Dificultades para tomar incluso decisiones del día a día.

Insatisfacción sexual o pérdida del deseo.

Desinterés generalizado y sentimientos de soledad.

Cronificación de enfermedades físicas.

 

 Te ayudaremos si quieres a clarificar todo esto. Estamos precisamente para eso.

 

Otras terapias:

problemas-de-pareja-y-familia      psicoterapia_infantil

Si quieres hacer cualquier consulta llama y pregúntanos todo lo que quieras.

Estamos a tu disposición.