Psicoterapia infantil

PSICOTERAPIA INFANTIL

 

Problemas de conducta.

Depresión infantil.

Angustia ante la separación.

Problemas de eliminación.

Terrores nocturnos.

Fracaso escolar.

Problemas de atención.

 

La psicoterapia  para niños tiene elementos distintivos en relación a aquella que se realiza con adolescentes o adultos, y si bien el modo de proceder es aparentemente distinto, los objetivos son, no obstante, los mismos: el bienestar psicológico y emocional del pequeño.

 

Cuando un miembro de la familia está pasando por momentos difíciles, es muy probable que su familia inmediata también lo padezca. Al buscar ayuda profesional el niño suele ser el paciente con el que tenemos que trabajar en un primer momento, pero siempre quien busca el alivio inmediato son sus padres, lo cual, por otro lado, es completamente normal. El sufrimiento  que a los padres les produce no poder atender adecuadamente y conseguir detener o mitigar los problemas de su hijo, se convierte en una inquietud para ellos de gran importancia y a la que se debe estar atento para que, con las indicaciones adecuadas, sepan hacerle frente.

 

En psicología, trabajar con un niño, es lo queramos o no, trabajar con su familia nuclear. Aunque trabajemos individualmente, lograremos también un efecto en la familia, y viceversa, al trabajar con la familia, lograremos también un efecto en el menor. En el caso de la psicoterapia infantil, esto es aún más notorio, ya que si bien puede ser el niño el que asista a terapia, es toda la familia la que se involucra en el proceso, y definitivamente los beneficios son para todo el grupo familiar.

 

A continuación veremos tres características claves y distintivas que tiene la psicoterapia infantil, la importancia que tiene la participación de toda la familia, y el beneficio a corto y largo plazo que tiene el hacerse cargo hoy de una dificultad de este tipo.

 

LA IMPORTANCIA DEL JUEGO                  

 

Si es que alguno ha tenido la oportunidad de visitar una consulta psicológica infantil, ha podido darse cuenta que gran parte de la implementación presente corresponde al juego. Los niños juegan en psicoterapia. Muchos padres al preguntarles a sus hijos que hicieron en la sesión de hoy se sorprenden al oír que jugaron. Con mentalidad adulta es común para nosotros el asociar el “jugar” con perder el tiempo o no hacer nada. ¡Nada más equivocado! Si para nosotros los adultos nuestro lenguaje es el habla, para los niños su lenguaje es el juego, por lo tanto es a través de éste que ellos se comunican, aprenden y representan sus principales miedos y deseos. 
¿Qué mejor que como terapeutas podamos intervenir desde el mismo lenguaje infantil?

 

LA INTERVENCION CON LA FAMILIA                

 

Si bien la psicoterapia infantil puede ser individual (es decir, el paciente es el niño, y las sesiones se realizan a solas con él), es necesario citar regularmente a los padres u otros cuidadores principales. Estas sesiones con los padres tienen varios objetivos, por un lado  irles contando los progresos del niño, así como sus mayores dificultades. En el caso de que se le realice una evaluación psicológica, será a ellos a quienes se les hará una devolución de lo observado.
Por otro lado, muchas veces para lograr cambios importantes y duraderos en la vida de los niños es necesario intervenir también a nivel de otros miembros de la familia. Esto puede tener que ver con el trato hacia el niño, con la comunicación familiar, la cercanía entre sus miembros y múltiples áreas más. En este sentido, hay que tener en cuenta que en caso de que nuestro hijo comience un proceso terapéutico, los padres también deberán asistir en algunas ocasiones y estar dispuestos a generar cambios en pos del bienestar del niño.

 

 Te ayudaremos si quieres a clarificar todo esto. Estamos precisamente para eso.

 

Otras terapias:

  psicoterapia_adultos  

Si quieres hacer cualquier consulta llama y pregúntanos todo lo que quieras.

Estamos a tu disposición.