Los transtornos alimentarios

Cada vez es más frecuente encontrar distintos problemas relacionados con la conducta alimentaria que pueden también generar graves problemas físicos y psicológicos.

La ingesta adecuada de alimentos, es primordial para una buena salud tanto física como psicológica, y su alteración o excesivo rigor en la misma, constituye un trastorno, en ocasiones grave, que debe ser tratado de manera multidisciplinar y lo antes posible.

Entre los trastornos alimenticios más frecuentes que solemos tratar en Symploké destacarían:

  • Anorexia nerviosa.
  • Bulimia nerviosa.
  • Ortorexia.
  • Trastorno por atracón.
  • Pica.
  • Trastorno de restricción de alimentos (infantil y adultos).
  • Permarexia u obsesión por las dietas.
  • Vigorexia.

CONSECUENCIAS

El proceso de alimentación es vital para el desarrollo físico, psicológico y social. La alimentación no solo es un proceso biológico a través del cual nos nutrimos para mantener una correcta actividad física y mental. Pasa a ser dentro de la sociedad un proceso de relación muy importante y las limitaciones alimenticias pueden generan también limitaciones sociales por el hecho de evitarlas. Como hemos dicho anteriormente, las consecuencias de un trastorno en la alimentación pueden ser muy graves, si bien no siempre la persona que lo padece es consciente de que está sumida en un desorden alimentario.

Conviene pues una rápida respuesta ante cualquier tipo de alarma que pueda sugerir un trastorno de este tipo, pues la intervención precoz en su tratamiento es muy favorable para una eficaz recuperación.

¿CÓMO LO TRATAMOS EN NUESTRO CENTRO?

Los problemas alimenticios suelen comprender varias áreas y la intervención en estos casos suele ser multidisciplinar a través de la psicoterapia, la orientación dietética y el coaching nutricional. A través de estas técnicas, como el seguimiento médico en caso de ser necesario, pretenden lograr los siguientes objetivos:

  • Desarrollar y entrenar unos hábitos alimenticios saludables que se ajusten a la complexión, estatura, edad y necesidades del paciente.
  • Trabajar en aquellos pensamientos negativos que nos impiden iniciar, mantener o finalizar unos determinados objetivos.
  • Obtener una autoimagen que se ajuste correctamente y permita un correcto desarrollo personal.
  • Mejorar la autoestima y la autoconfianza.
  • Conseguir herramientas que minimicen la ansiedad generada por la alimentación.
  • Trabajar en reducir los pensamientos obsesivos sobre la alimentación y los alimentos.

En Symploké Psicólogos queremos ayudarte

Si tus necesidades no se ajustan con lo que describimos en la página, háznoslo saber. Procuraremos poner en marcha todos nuestros recursos disponibles para ofrecerte una solución. Ten en cuenta que cada situación personal es único e individual, así como el proceso que este debería seguir: siempre ajustado a tus necesidades.