La persona construye yoes porque tiene memoria. Los re-memora

No nos referimos a memoria de datos puntuales, muy importante por supuesto, porque es una memoria instrumental, sino referida a la evocativa.

Esto es, la que algunos denominan memoria episódica, que tiene la característica singular de ser una memoria explícita.

Es decir, que puede hacerse emerger en referencia concreta al episodio que se actualiza. Es lo que se llama rememorar, evocar.

En la evocación, en la rememoración -que puede también provocarse a partir de un hecho actual- pasa como con el fantasear.

La persona mediante el yo utilizado en determinado momento, está necesariamente involucrado en él.

Cuando evocamos una situación pasada nos recordamos actuando en ella.

Evocar es recordar-se. De nuevo hay que recurrir a la reflexividad, a la disociación como si, en este caso de un yo evocado y un yo evocador, que lo contempla y lo sanciona.

Al evocar, el yo y la situación evocados son contemplados como contemplamos un vídeo de aquella situación que rememoramos.